Presentación de la cartilla: VIOLENCIA NEOLIBERAL FEMINICIDA EN MEDELLIN

Viernes 8 de mayo, 18:00 h: Ca la dona (c/ Ripoll 25, Barcelona)

Durante esta semana nos acompaña Alejandra Londoño, miembro de la Red Feminista Antimimilitarista en diferentes actos en la ciudad de Barcelona. Alejandra presentará la investigación realizada por esta Red en Medellín sobre en feminicidio que se sufre en la ciudad: Violencia neoliberal feminicida en Medellín. Perspectivas políticas del feminismo popular antel el neoliberalimso.


“Hoy más que nunca en Colombia, tenemos la necesidad histórica de unirnos en las propuestas que nos permitan hacerle frente a la actual consolidación del modelo neoliberal como centro de gravitación económico, político y sociocultural de dominación mundial; en el cual la injusticia social es bandera y la guerra un poderoso medio de acumulación.

Durante las últimas décadas en Medellín se ha logrado consolidar una agenda política dirigida a un proyecto de ciudad neoliberal que posibilite la implantación de las multinacionales en el país y la circulación del capital legal e ilegal. Como capital del departamento de Antioquia, la ciudad ha ostentado un determinante rol político en la creación de una planeación urbana de ciudad que responda a la necesidad creciente de albergar el tránsito de diversos actores de la economía transnacional, que circulan en medio de los procesos de privatización y expropiación de bienes comunes en la región y el país: la tierra, el agua, los minerales, los biocarburantes, las plantas, los animales, los conocimientos, las tecnologías y las personas.

Como Feministas Populares encontramos fundamental aportar en el entendimiento de los efectos de las políticas neoliberales en la vida de clases populares, y en particular en la clase trabajadora de un centro urbano como Medellín. Desde esta perspectiva hemos venido realizando un trabajo investigativo y análisis de la actual situación de las mujeres trabajadoras en la ciudad, tanto desde sus condiciones de vida y de trabajo, como el de las violencias en medio de las cuales viven ellas y sus comunidades.

Uno de los hallazgos centrales que hemos encontrado, es que las cifras más altas de los feminicidios cometidos en 2013 y 2014 se cometieron en los territorios urbanos como el centro de Medellín, donde actualmente se implementan con mayor firmeza macro proyectos de desarrollo urbano impuestos en el Plan de Ordenamiento Territorial, que adecuan la ciudad para la implantación extranjera transnacional, a través de un proceso de gentrificación extensivo de zonas estratégicas para el turismo, y de los cuales se extrae gran parte de la plusvalía que hoy da forma al capital, tanto en la expropiación de los recursos económicos como de fuerzas de trabajo para su reproducción, que por mucho tiempo se han mantenido por fuera del mercado formal.

A pesar que las instituciones gubernamentales, las fuerzas públicas y los medios de comunicación explican estos feminicidios como producto la confrontación entre bandas o como hechos aislados, hoy hemos comprobado que en su mayoría los feminicidios son el producto de políticas para la expropiación del territorio urbano a las clases trabajadores más marginalizadas de la ciudad: las amas de casa, habitante de calle, trabajadorxs sexuales, venterxs informales. En efecto, durante el 2013 y 2014, 28 mujeres de estos sectores han sido asesinadas en medio de la militarización intensiva sobre la cual se desarrollan las actuales políticas de gentrificación del espacio público en el centro de la ciudad, que permiten controlar sus formas de trabajo y cualquier oposición a la construcción del nuevo equipamiento urbano transnacional, a partir de un crudo proceso de limpieza social de estas comunidades que son vista como productoras de mala imagen para la inversión y tránsito de extranjeros, y de aquellas mujeres que representan una fuerza de trabajo importante sobre todo para el comercio sexual.

El centro de la ciudad ha sido un ejemplo de la campaña de guerra estatal a la clase popular en la ciudad, que se ha construido sobre una amplia maquinaria de militarización compuesta por un ejército de hombres en armas que oscila aproximadamente en 365 grupos paramilitares en todo el territorio, 9000 policías y funcionarios públicos, que han librado en nombre del Estado, del desarrollo y el progreso un cercamiento del espacio urbano para el avance de la construcción una zona franca urbana financiera, hotelera, de centros comerciales, de moteles, diskotecas, de transporte masivo privado, que han logrado subordinar toda la vida social y política de la ciudad a la economía neoliberal del proyecto extractivista transnacional; convirtiendo a la comuna 10 en una zona en disputa por el control del capital y el control del mercado legal e ilegal.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuaria. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies